Hibisco: ¿Qué es?, origen, variedades, cultivo, cuidados y beneficios.

Nuestro interés por las plantas ha marcado nuestra vida diaria y la adaptación a distintos entornos. En nuestros hogares hemos encontrado la manera de incluir la maravilla de la naturaleza, aprovechando su utilidad y los distintos beneficios que nos ofrece. El Hibisco, planta que puede encontrarse comúnmente en distintos jardines dependiendo del uso empleado, es un gran elemento importante de nuestro contexto. A continuación sabremos sobre su origen y las distintas características por las cuales el ser humano continúa cultivándola.

Índice

    ¿Qué es el hibisco?Hibisco

    Los hibiscos o hibiscus son un género de 150 especies de plantas, hierbas, arbustos y árboles pequeños que crecen en zonas calurosas. Son cultivados de manera masiva tanto por propósitos principalmente ornamentales, como para ser utilizados como infusión o alimento medicinal. Tiene distintas especies de flores, pero las más famosas, las denominadas “hibisco” o en latín hibiscus sabdariffa, son conocidas en distintas partes de Latinoamérica por los nombres de flor de Jamaica, aleluya, flor de cayena o rosella.

    Origen

    Las hibiscus sabdariffa son originarias del sureste de Asia (China, Tailandia e India) y África Tropical (Senegal, Egipto y Sudán); aunque debido a su facilidad de crecimiento en las zonas tropicales, subtropicales y templadas también son encontradas en el sur de México y en Centroamérica (Jamaica y Panamá). Igualmente son conocidas en Cuba y Venezuela.

    Descripción

    El hibisco es un arbusto espinoso que puede llegar a tener una altitud de hasta 3 metros y su longevidad es anual. Sus hojas, cuando alcanza la madurez, están divididas en tres o cinco lóbulos y suelen medir hasta 15 centímetros. Sin embargo cuando son jóvenes, sus hojas se encuentran enteras, es decir, en una sola pieza. Sus raíces no profundizan mucho en la tierra y requieren de 11 a 12 horas luz.

    Las flores son de forma cónica y suelen alcanzar un tamaño de hasta 10 centímetros. Están compuestas por cinco pétalos de color amarillo, que adquieren una consistencia carnosa y un color rojizo muy llamativo cuando comienzan a marchitarse. En este momento es cuando se extrae la planta para hacer las infusiones y bebidas, ya que posee una gran cantidad de ácidos cítricos que la hacen apetitosa y beneficiosa para la salud.

    Botánica

    Pertenece al reino Plantae y es una planta Traqueófita o vascular del grupo de las Angiospermas, ya que presentan sus semillas dentro de un óvulo, el cual se transformará en fruto. Pertenece al género Hibiscus de la tribu Hibisceae, dentro de la familia de las Malvaceae a la cual también pertenecen las plantas de algodón. Esta familia es del orden de las Malvales.

    El nombre de hibiscus sabdariffa le fue otorgado por Carlos Linneo, zoólogo y botánico sueco en su libro Species Plantarum 2 en el año 1753; pero también posee otros nombres en latín otorgados por distintos científicos, como hibiscus cannabinus, hibiscus masuainus e hibiscus palmatilobus.

    Variedades

    El hibisco tiene dos variedades. La primera se caracteriza por poseer mucha ramificación en sus tallos, y el cáliz, que es la pieza que compone la flor, es blando, grueso, jugoso y contiene mucha agua. La segunda variedad suele estar compuesto con espinas en los tallos rectos sin ramas y se incluyen en la producción de fibra.

    Otra clasificación puede ser la de los hibiscos tropicales y los robustos. Los tropicales crecen en zonas de clima cálido con temperaturas mayores a los 10º C, otorgan más flores de color melocotón rosa o morado, pero éstas suelen morir en 1 día o dos. Los hibiscos robustos son híbridos modificados para que se desarrollen en climas fríos, incluso con nevadas. En su arbusto crecen menos flores, pero en esta ocasión ellas viven más tiempo.

    ¿Cómo se cultiva?

    Anteriormente se cultivaban por su tallo que puede ser sustituto del yute, para crear cobertores y distintas telas. Luego las hojas de las flores se fueron incorporando en la gastronomía como colorantes, saborizantes y posteriormente para las distintas infusiones y bebidas.

    Puede ser cultivada por tres métodos distintos. La primera es a través de la semilla, lo cual permite la mezcla de dos variedades existentes, pero esta no garantiza un buen resultado. El segundo método puede ser a través del trasplantado de la flor hacia otro lugar del jardín o hacia una maceta. El último método es a través del esqueje, que consiste en sembrar el tallo de la flor. Este método en específico requiere un gran conocimiento en jardinería para poder lograr el resultado requerido.

    Cuidados

    Para poder cuidar las flores de hibisco se debe tomar en cuenta principalmente la temperatura. Hay que recordar que esta planta es principalmente tropical, así que hay que asegurarse de que el clima sea de temperaturas altas que permitan su crecimiento, luego del invierno. Aún así, hay que sembrarlas en lugares donde reciban luz solar directa pero no de manera permanente, ya que pueden secarse. Igualmente la tierra tiene que ser ácida y siempre debe encontrarse húmeda, pero no empapada, para evitar el ahogamiento de la planta.

    Otro factor a considerar son las plagas. Normalmente los insectos que amenazan a estas plantas son las cochinillas, las moscas blancas y el pulgón. Para esto se deben utilizar insecticidas orgánicos, dependiendo del tipo de plagas con la que se trate. De igual manera hay que controlar las malas hierbas que puedan robarle nutrientes al hibisco y ocasionen su mal crecimiento o su muerte.

    Propiedades y beneficios

    El primer atractivo del hibisco es su forma y color que la hacen una planta muy atractiva para el uso ornamental en jardines, pero también se puede sumar las características medicinales que posee, debido a los beneficios que otorgan a nuestro cuerpo.

    Las propiedades que se pueden encontrar en esta flor están: el anti-hipertensivo, el control de la grasa en la sangre, la disminución de la obesidad, la capacidad de eliminar toxinas y parásitos a través de la orina y las heces, la limpieza del hígado y la disminución de los efectos de la quimioterapia en pacientes con cáncer.

    Usos alimenticios y medicinales

    Las hojas del arbusto del hibisco pueden ser utilizadas como especias en Senegal. Por otro lado, la flor es añadida en diversos alimentos y bebidas, como mermeladas, jarabes, helados, postres, bebidas refrescantes e incluso vinos para acompañar a las comidas en distintos lugares de Latinoamérica. En el ámbito medicinal se utiliza para cambiar el sabor de ciertos medicamentos, pero también se hacen infusiones para casos de malestares digestivos o de hipertensión arterial.

    Curiosidades

    Debido a la gran cantidad de propiedades que posee esta flor en particular, se puede encontrar como medicina para la fragilidad capilar e hidratante para la piel. También puede controlar calambres y es una gran fuente de vitamina c y vitamina B1, por lo cual es recomendada para las gripes y los catarros. El hibisco no tiene una gran cantidad calórica, por eso es ideal para consumirla si la intención es la disminución de peso.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir